Los mejores aceites para la piel

Una forma estupenda de hidratar y embellecer la piel, sea del tipo que sea, es aprovechando todos los componentes y nutrientes que ofrecen algunos aceites naturales. Estos no solo protegen la piel, sino que penetran hasta sus capas más profundas para regenerarla por completo y ofrecerle magníficas propiedades anti envejecimiento y reafirmantes. La aplicación de […]

Una forma estupenda de hidratar y embellecer la piel, sea del tipo que sea, es aprovechando todos los componentes y nutrientes que ofrecen algunos aceites naturales. Estos no solo protegen la piel, sino que penetran hasta sus capas más profundas para regenerarla por completo y ofrecerle magníficas propiedades anti envejecimiento y reafirmantes. La aplicación de muchos de ellos, además, permiten controlar los signos de afecciones como el acné y la formación de estrías, cicatrices y otras imperfecciones. En el siguiente artículo te contamos con detalle cuáles son los mejores aceites para la piel, no dudes en probar algunos y observar sus excelentes resultados.

Aceite de Germen de trigo

conocido como el “aceite de la belleza”, su riqueza en vitamina E ayuda a prevenir el envejecimiento, así como a mejorar la piel y el cabello (ideal para la caspa). Además, fortalece el corazón, previene las estrías, reduce el estreñimiento y es bueno tomarlo cuando existe fatiga mental o depresión. Para las mujeres: reduce los síntomas cuando la regla es irregular.

Aceite puro de Argán

El mejor antioxidante para la piel
El aceite de argán es uno de los más cotizados y mejor valorados ya que sobre todo es excelente para pieles maduras. Es muy antioxidante, lo que significa que es capaz de combatir los radicales libres para retardar la oxidación y degeneración de los tejidos.
Su propiedad antioxidante se la otorga la vitamina E, y para hacernos una idea, el argán tienen 50 veces más vitamina E que el aceite de oliva, que es muy buen antioxidante también.
Se puede ingerir en su estado puro, pero como su precio resulta un poco elevado, su uso más común es como cosmético de pieles maduras, aplicándolo directamente sobre la piel para conservar y recuperar su elasticidad y vitalidad.

Aceite de Coco

Especial pieles secas
Tiene la capacidad de rejuvenecer las pieles secas, estresadas y maduras.
El aceite de Coco natural es un excelente humectante para la piel. Se puede usar sobre todo el cuerpo, y es muy bueno para la piel seca y para las personas con alergias, eczemas y urticarias.
Además el aceite de Coco está lleno de ácidos grasos ideales para la hidratación, convirtiéndose en un gran remedio natural cuando se trata de combatir la sequedad de nuestra piel.
Es un excelente conductor, de manera que absorbe los beneficios de los rayos UVA, poniéndonos un poco de aceite de Coco sobre la piel. Sin embargo, no es efectivo para períodos de larga exposición.

Aceite de Zanahoria

El aceite de zanahoria es una de las mejores elecciones para proteger la piel frente a las agresiones ambientales.

Tiene un alto contenido de vitamina A y ácidos grasos que crean una barrera protectora contra el daño celular y las arrugas prematuras.

Se utiliza para impedir las manchas y lograr un color más uniforme.

Aceite de Almendras 

 Para todo tipo de pieles.
Es uno de los más utilizados en cosmética por sus extraordinarias propiedades.
Sus activos mejoran la apariencia y el estado general de la piel, como la deshidratación o descamación. Es un aceite rico en vitaminas A, B y E., proteínas, sales minerales y ácidos grasos, resultando apto para todo tipo de piel, especialmente para las más sensibles y secas.
Piel suave, tersa e hidratada. El aceite de almendras desinflama y calma las irritaciones cutáneas, hidrata y suaviza. Previene las arrugas y las estrías, genial para usar durante el embarazo, tanto en el vientre como en en pechos y muslos. Puede mezclarse con otros aceites vegetales (Aceite de Rosa Mosqueta) para elevar sus propiedades activas. Es muy utilizado para realizar masajes, tanto por sus propiedades anti-inflamatorias como por su efecto hidratante. Puede aplicarse sobre la piel húmeda tras el baño o la ducha.